Translate

lunes, 5 de agosto de 2019

Los Humanoides de Petare.

En aquella época era una comunidad rural, donde algunas industrias se estaban formando en medio de la dictadura militar del General Marcos Pérez Jiménez; hoy día, un barrio donde los servicios públicos casi no funcionan y la delincuencia galopa como corceles en campos abiertos. Estamos hablando de la población de Petare, ubicada en el Municipio Sucre del Estado Miranda. 

Vista actual de la Zona de Bella Vista, Petare.



Esa localidad, aparte de ser reconocida como el barrio mas grande de Latinoamérica, también esconde una de las historias mas oscuras y aterradoras de la historia contemporánea de Venezuela. El hecho sucedió en la Calle Buena Vista, donde dos personas fueron atacados por misteriosos seres.

En plena madrugada del 29 de noviembre de 1954,  el Sr. Gustavo González de nacionalidad cubana y José Ponce, oriundo de la capital venezolana, detienen su vehículo para cargar mercancía, en aquel entonces, específicamente frente a las instalaciones de  la Industria Nacional de Embustidos Schefer,



Repentinamente se ilumina la calle,  era un objeto que no les permitía el paso. Ambos testigos lo describen como un objeto esférico, metálico, con dos ventanas diferentes a los lados. Las medidas, según los testigos, se encontraban entre los dos y cuatro metros de diámetro; indican que el objeto no tenia soporte alguno, estaba flotando a un metro de altura aproximadamente. 
Foto referencia del  modelo de Vehículo.

De pronto Gustavo y José observan un ser peculiar. Un bípedo parecido un mono, con casco redondo y ojos prominentes se les acerca, Gustavo sale del vehículo,  intenta atraparle y empieza el forcejeo, pero el ser, según los testigos, se aparto de el con un gran salto.

Dibujo sobre la descripción de la extraña criatura.
La criatura de cuatro dedos y grandes garras,  regresa y se lanza contra Gustavo, este intenta apuñalar al extraño ser,  pero el cuchillo aparentemente no le hace daño. Al momento salen del OVNI dos seres que auxiliarían a su compañero. Allí es cuando Gustavo se percata de las zarpas de este ser extraño y desiste de agarrarlo.


Jóse aun estaba dentro del carro impresionado por tales hechos, decide salir para ayudar a su compañero, en ese momento observa a un cuarto ser, que llevaba un puñado de tierra (muestras para experimentos posiblemente). Esta criatura salta y aborda el OVNI que se encontraba por encima del metro de altura, según los testigos. 

Seguidamente, uno de los seres le apunta con un tubo fluorescente a los trabajadores, quedando paralizados en el acto, mientras observaban como el objeto se desvanecía en el oscuro firmamento. 

Un poco despues, los testigos pueden moverse, y asustados se dirigen a la sede de la Inspectoría de Transito de Petare, ubicado en la misma calle en el Edificio 6. Los fiscales de guardia Manuel Moreno y E. Domínguez toman las declaraciones del caso. Ambos funcionarios informan que Gustavo González y José Ponce estaban asustados y sin indicios de embriaguez. A continuación el reporte oficial obtenido de la Inspectoría: 

"El domingo 29 de noviembre de 1954 se registró en la Oficina de Prensa de la Comandancia General de Policía de la ciudad de Petare (Venezuela), el siguiente informe:

Gustavo González, de 25 años de edad, natural de La Habana Cuba y con residencia en Bolivia número 72 en Catia, Caracas, junto a su ayudante José Ponce, caraqueño, domiciliado en Los Totumos, se dirigía en una camioneta panel matrícula D.F. 4-11382, año 1954 a la fábrica de embutidos Industria Nacional, C.A., ubicada en la calle Buena Vista de Petare, donde es distribuidor de los productos en los mercados libres del Distrito Federal y estado Miranda. (Gustavo) fue víctima de una crisis nerviosa al sostener un ligero forcejeo con un extraño ser viviente que descendió a tierra desde un aparato incandescente, el cual según su versión, flotaba a medio metro de altura sobre la calle, obstaculizando el tránsito vehicular, que lo obligó a bajarse a ver aquel objeto extraño de forma esférica que medía como 2 metros de diámetro, y tenía 2 ventanas alargadas en los costados de escasamente medio metro de abertura y con una cúpula en la parte superior; pero lo asombroso -dijo-, es que aquel “globo de metal brillante flotaba a medio metro de altura sin patas, soportes, ni ruedas, ni tren de aterrizaje de ninguna clase”."


Foto del lugar de los hechos.
Más adelante el Dr. Julio Garces, del Hospital Pérez de León, también ubicado en Petare, examinó las hematomas en el costado izquierdo del cuerpo de Gustavo González.  

Periódico de la Época.


Al darse a conocer la noticia, muchos vecinos reportaron un objeto extraño sobrevolando la zona durante la misma noche, incluso hubo reportes de avistamientos de objetos extraños en otras zonas de Caracas.

Información de la época. 
Tuvo tanta repercusión este hecho a nivel internacional que el Sr. José González Waite, representante de la Sociedad Investigadora OVNI. intentó convencer a Gustavo González  de llevarlo a una sesión de hipnosis, cosa que nunca acepto. Paralelamente, el caso fue investigado y reposa aun en los archivos de la Aerial Phenomena Research Organization (APRO).

Este es uno de los casos de mayor controversia en Venezuela en lo que fenomeno OVNI extraterrestre refiere. Hasta la fecha se sigue investigando el caso. Ha calado tanto este hecho en el país, que el músico de Heavy Metal, Paul Gillman, en su disco Escalofrio del año 1994, dedica un tema a este hecho llamado,  El Extraño caso de Petare. 

Investigación, Carlos Duarte.

Fuentes, revista Año Cero.

Agradecimiento especial al Museo de Transporte, Caracas, Venezuela.

sábado, 1 de junio de 2019

Los avistamientos de ovnis en Manitoba se remontan a 1792


Ufology Research, con sede en Winnipeg, dice que ha habido poco más de 2,000 informes de objetos voladores no identificados en Manitoba en los últimos 200 años.
Chris Rutkowski ha estado investigando el fenómeno durante 25 años, compilando una encuesta anual canadiense de avistamientos.

Dice que los registros del gobierno, el RCMP y los Estados Unidos muestran que Manitoba tiene una larga historia de avistamientos.

"No es un fenómeno reciente", dijo. "No es un fenómeno que sea producto de la televisión y las películas que se están produciendo en estos momentos. Estas cosas se remontan a varios años. Las personas se han sentido fascinadas con las cosas en el cielo y se preguntan: '¿Estamos solos en el universo?"

El primer encuentro OVNI documentado en Manitoba se produjo en 1792 por dos exploradores en la zona norte, que dicen haber visto varios meteoritos extraños estrellarse en el hielo (Shutterstock)

El primer encuentro documentado llegó en 1792 de dos exploradores, David Thompson y Andrew Davy, que se encontraban en el norte de Manitoba, donde dijeron que vieron varios meteoritos extraños estrellarse en el hielo.


El diario de Thompson detalla cómo los dos se vieron sorprendidos una noche por un brillante "meteorito de forma globular" que "parecía más grande que la luna".

"Golpeó el hielo del río, con un sonido como una masa de gelatina, se estrelló en innumerables piezas luminosas y expiró instantáneamente", dice el diario. "A la mañana siguiente fuimos a ver qué marcas había hecho este meteoro en el hielo, pero no pudimos descubrir que una sola partícula estaba marcada".

Rutkowski dice que otros avistamientos fueron reportados por la policía, los pilotos y la gente promedio, quienes vieron todo, desde luces inusuales en el cielo y platillos voladores hasta extraterrestres con trajes plateados.

Los informes de los testigos, que tienen temas y descripciones comunes, sugieren que "estamos siendo visitados", dijo Rutkowski.

"Eso no significa que los extraterrestres estén invadiendo Canadá de ninguna manera, sino que simplemente significa que hay informes inusuales de cosas en el cielo", dijo. "Ciertamente dice que probablemente no estemos solos en el universo y que probablemente haya algún tipo de civilización extraterrestre en alguna parte, pero no hay pruebas de eso".


Los avistamientos incluyen extrañas 'personas pequeñas'


Éstos son algunos de los otros avistamientos descritos en el informe:

20 de mayo de 1967:  Stefan Michalak estaba cerca del lago Falcon a las 12:15 p.m. cuando vio uno de los dos objetos en forma de disco sobre una gran roca plana. Se escondió mientras dibujaba lo que veía. Finalmente se acercó y escuchó dos voces parecidas a las humanas. Fue golpeado por gas caliente, que incendió su ropa. Sus dolencias más tarde incluyeron pérdida de peso, marcas de quemaduras peculiares en el pecho y el estómago, pelo carbonizado, un sarpullido extraño y mareos recurrentes. Se encontró algo de radiación en el sitio.

10 de abril de 1975:  Bob y Elaine Diemert caminaban desde su granja hasta su aeródromo privado en Carman y vieron una gran luz roja que se acercaba a ellos. Tenía una cúpula encima y estaba pulsando. Los Diemert continuaron viendo objetos en forma de platillo unas cuantas veces más. Luego, a partir del 7 de mayo de 1975, comenzaron los avistamientos nocturnos que duraron meses. La gente se reunió en el campo de la pareja para las fiestas de observación de ovnis y para detectar a "Charlie Redstar" mientras se deslizaba sobre los árboles en el horizonte antes de volar por encima.

4 de marzo de 1977: el Sr. S se dirigía hacia el este hacia su granja, cerca de Sundown, cuando vio una fuente de luz ovalada, vibrante y brillante, a unos cinco metros directamente delante de él. No hizo ruido y no parecía ser sólido. Continuó conduciendo y se encontró con tres "personas" paradas en el camino delante de él. Dijo que eran unos cinco pies de altura y en forma de bolos. También dijo que tenían cabezas bulbosas, un cuello estrecho y un cuerpo acampanado "como una falda". No se veían características. No pudo frenar y condujo directamente sobre ellos. Dijo que no sintió ningún impacto y que parecían "desaparecer" cuando tocaron el parachoques delantero.

9 de octubre de 1989: una familia visitaba el Centro de Naturaleza Fort Whyte a las 2:50 pm cuando vieron un objeto blanco en forma de boomerang colgando en el aire sobre Winnipeg. Se les dijo a los niños que subieran al auto, para que no vieran la espantosa nave. Mientras los adultos observaban, el objeto giraba lentamente y mostraba una protuberancia en su parte inferior.

1 de noviembre de 1992: Karen, una enfermera que vive en Winnipeg, fue despertada alrededor de las 2:00 am por un fuerte golpe en la puerta. Se levantó y encontró a dos "pequeñas personas" de aproximadamente 3 1/2 pies de altura en la sala de estar. Tenían grandes ojos redondos, pero no tenían otras características. Llevaban vestidos largos blancos o túnicas. Ellos "le dijeron" a través de la telepatía que querían llevarla a dar un paseo en el espacio. Karen dijo que a continuación se encontraba en una gran sala con forma de hangar que contenía una nave con forma de cigarro. Ella y los dos seres entraron. Vio una sala de control con sillas, pantallas y botones. Las criaturas presionaron los botones y pronto vio muchas estrellas en las pantallas. De repente, se encontró de nuevo en su habitación.

25 de febrero de 2012:  aproximadamente a las 7 pm, dos testigos en Winnipeg observaron un objeto plano en forma de disco con luces rojas alrededor de su perímetro. Volaba horizontalmente, pero se giró de lado y se lanzó hacia su vehículo. La nave desapareció ante sus ojos cuando estaba a cinco metros de ellos.

(Fuente: Ufology Research)


martes, 28 de mayo de 2019

Fantasmas, apariciones y psicofonías

Fantasmas, apariciones, psicofonías, leyendas urbanas, seres de luz, objetos voladores no identificados y muchas historias paranormales, a caballo entre la leyenda y la realidad, fenómenos que conviven en armonía habitantes y esas historias del otro lado que unos prefieren creer a no vivir y otros tienen muy presente sabiendo y siendo conocedores que los misterios que encierra su pueblo son aún mayores que los expuestos en este viaje por los misterios cualquier localidad sevillana... Unos creerán en ellos y otros se acercarán curiosos a vivirlos pero lo cierto es que a ninguno dejará indiferente.

Hablábamos al inicio de este viaje a Palomares del Río del aparecido de la curva y no es la única historia de este tipo que encontramos en la provincia de Sevilla. Si subimos a la localidad de Sanlúcar La Mayor. Allí, antes de entrar en el pueblo, encontraremos la denominada como “Cuesta de las Doblas” de justificada fama por la cantidad de accidentes que se han producido en ella.


El accidente más grave que registró este punto negro de nuestra carreteras nacionales sucedió un 21 de Mayo de 1961, en ella un autobús con 63 personas que tenían como destino la aldea de El Rocío en Huelva cayó por uno de los precipicios de su cuneta, se cobró la cruel parca aquel día 22 vidas... Años más tarde haría acto de presencia la historia de la aparición de una chica espectral ataviada con un impermeable rojo que hace autostop en la zona. La noche es fría, lluviosa y el conductor se apiada de aquella joven deteniendo su auto y recogiendo a la bella y empapada viajera, habla poco y sólo articula palabra cuando advierte al conductor que más adelante ha habido un accidente y que si no modera la velocidad y extrema la precaución podría tener un accidente, en ese momento el conductor advierte a lo lejos, entre la cortina de agua, el siniestro y al comprender el extremo de la advertencia de aquella improvisada pasajera descubre como ya no está, se ha desvanecido dejando como mudo testigo un mojado asiento y gotas de agua en la alfombrilla del coche...

Automóviles, camioneros e incluso la Guardia Civil ha escuchado alguna vez esta historia que, si no fuera por las particularidades de la misma, no deja de engrosar la lista de leyendas urbanas que sobre aparecidos en una curva se narran habitualmente.

Nos desplazamos ahora a Dos Hermanas, a unos 10 kilómetros de Sevilla, la localidad nazarena se corresponde con el reparto de tierras que se hizo tras la conquista por el rey castellano Fernando III, su hijo Alfonso X, repartió las tierras conquistadas entre los soldados que habían participado en ella. El actual término municipal fue repartido entre varios, pero el que a la larga dio origen a la actual ciudad, fue el trozo que le correspondió a un adalid, (jefe de partida), de León llamado Gonzalo Nazareno, al que según el libro Repartimento de Sevilla le correspondió: "tres yugadas de heredad allende de Guadayra e aquende del Guadalquivir, es contra Xeres e es contra Lebrixa".

Cuenta la leyenda que guiadas por el sonido de una campana, encontraron un imagen gótica "triplex" representando a Santa. Ana, María y Jesús, alrededor de la gruta construyeron una iglesia, que junto a los cortijos adyacentes constituirían el germen de la actual ciudad.

En 1911 por Real Decreto se concede al Ayuntamiento el tratamiento de "Excelencia" ya que Dos Hermanas empezaba a ser importante en el comercio y la industria, en razón de haberse iniciado la actividad de sus almacenes de aceitunas, pioneros en la exportación a los Estados Unidos.

Pedrera está a unos 120 kilómetros de Sevilla, este pueblo además de las ya famosas apariciones de la No-Virgen de la Bola, tiene un lugar mágico para aquellos que tienen mala salud. Se trata del Arroyo del Búho cuyas aguas son recomendadas para las afecciones de la piel. Sus aguas parece que tienen propiedades curativas muy recomendables para la salud humana y las afecciones de la piel.

Son muchas las apariciones que decoran con un halo de misterio nuestra geografía andaluza, en muchas de ellas –las más polémicas- con un denominador común: la tergiversación y el negocio. Lo más puro se convierte en desdicha para muchos incautos al creer con inocencia en los que dicen ser mensajeros del más allá, mensajero divinos, mensajeros de Dios. Eso les pasó a los creyentes de Pedrera, que como muy bien dice el dicho popular “más que fieles, eran convencidos”.

En plena década de los 90, entre estas convencidas, estuvieron Carmen R. y Carmen B., quienes sugestionadas por la vidente Carmen L., donaron riquezas y halagos por petición expresa de la “Virgen de Pedrera” a través de la vidente para levantar una iglesia-ermita en un lugar determinado de la lejana, pero sevillana, localidad de Pedrera. Compraron el terreno a nombre de la vidente y pagaron la casa que pusieron a nombre de la “mística”. Pero como en tantos casos aparicionistas, de dudosa veracidad, la codicia y el engaño se escondían tras esta aparición y su vidente, así se puso de manifiesto en un programa de TV en Antena3 llamado “Al Descubierto”, en el año 1993, donde se destapaba la corruptela y que aquella supuesta “Virgen de La Bola” no era otra que Carmen L. sumergida bajo unas sábanas de seda a modo de fantasma con un candil en su mano con filtro rojo... Los testigos sólo podían ver la aparición de la “virgen” desde una lejana distancia que unido a la nocturnidad hacían del crédulo una realidad de fe sobre lo visto. Así la vidente, la falsa vidente, se convertía en actriz protagonista más propia de una película de serie B que de un enclave aparicionista.


San Nicolás del Puerto está a una centena de kilómetros de Sevilla, en plena Sierra Norte. Sus orígenes se remontan al pueblo Celta, quien antes que los romanos que allí se asentaron, ya conocían la importancia minera de plata y hierro que encierra este paraje. Los árabes continuaron extrayendo el mineral y su explotación continua con la extracción de minerales hasta mediados del siglo XX bajo concesión a una empresa minera británica. Hoy en día sus minas se pueden visitar transportándonos a un lugar sin igual de gran belleza donde el reflejo del hierro aún se ve en las paredes de sus oquedades.


Para los ufólogos también se ha convertido en un lugar de estudio, donde se han presenciado y tomado testimonio de varios fenómenos de contacto ufológico y de avistamiento. Muchos especialistas en la materia aseguran que la extracción del mineral sigue produciéndose, pero esta vez sus explotadores no son de este planeta.


Junto al puente de piedra romano por el que discurre el río Galindón se levantó una compuerta que retiene el agua durante el verano, formando una zona de baño pública que se denomina “La Playa de San Nicolás”. No lejos de allí, se encuentra un lugar de corrientes telúricas que harán las delicias de los amantes de las cuevas; “Cuevas de los Tobales” llena de estalactitas y estalagmitas.
En Sanlúcar La Mayor encontramos un caso que dio mucho que hablar en los diarios sevillanos. “Un OVNI aterroriza a un tractorista sevillano” así lo titulaba el diario “El Correo de Andalucía” desde sus leídas páginas. Era el 30 de enero de 1982 y Manuel Morato Román y el capataz se dirigían hacia un punto de la fina donde ambos trabajaban... al llegar al lugar “algo” ocupaba el llano, “algo” fluorescente que destacaba en la noche de Aznalcóllar... el frío y la visión heló a nuestros dos testigos quienes a las 21:00 h. de esa noche no daban crédito a lo que sus cansados ojos estaban viendo. El aparato se elevó en completo silencio y en poco tiempo se dirigió hacia La Cañada de Los Garabatos (otra popular finca de la zona)... Manuel Morato movido por la curiosidad buscó nuevamente y encontró al artefacto que parecía “un gigantesco puro envuelto por la niebla”, con más de 30 metros e iluminándolo todo en completo silencio. Desde punto cercano como Aznalcóllar o Gerena se observaron misteriosas luces e interferencias en sus receptores de televisión. A los pocos días el equipo de Joaquín Mateos Nogales se trasladó al lugar observando una gran quemadura sobre el terreno.

A Santiponce nos lleva la “S” de nuestro dietario del misterio de la provincia de Sevilla, a escasos 10 kilómetros de Sevilla tenemos en esta localidad dos citas ineludibles: Las ruinas de Itálica, teniendo sus orígenes en el año 206 a. C. por Escisión “El Africano” en su lucha contra los cartagineses, de esta localidad romana salieron personajes de la talla imperial como Adriano y Trajano. Regresando a Sevilla por la vieja carretera de la “Ruta de la Plata” encontraremos el Monasterio Cisterciense de San Isidoro del Campo, el cual se cree que estuvo enterrado durante años bajo sus suelos. San Isidoro tiene una gran importancia dentro del grupo protestante, ya que muchos de los monjes que aquí vivieron, fueron los mismos que tras huir de España por la Inquisición, escribieron la Biblia del Oso. Sus muros están llenos de leyendas de amor relatadas ya en este recorrido por los misterios de Sevilla.

En Salteras nos detenemos ahora para que Jesús Camacho y Fátima Barragán nos narren algo muy especial que sucede en su cementerio: “Todos nosotros sabemos que los cementerios como norma general son lugares especiales. Lugares donde acudimos a rendir culto y a recordar a nuestros seres queridos para llevarle flores y simplemente rezarles. Pero en ocasiones también nos podemos encontrar con cementerios cargados de hechos extraños. Este es el caso del cementerio situado a la entrada de la localidad sevillana de Salteras. Concretamente vamos a remontarnos hasta el año 2.003, exactamente hasta el 1 de noviembre, día de los difuntos. Como cada año acudían al cementerio cientos de personas a escuchar las misas que daba el sacerdote de aquel pueblo del aljarafe sevillano. Aquellas oraciones y recordatorios a aquellos difuntos se hacían justo en una pequeña plaza que tenía el cementerio. Allí ocurrieron unos hechos bastantes extraños. Todos los que se congregaban en aquella plaza aquel día pudo ser testigo de algo que ocurrió en una lápida concreta.

Eran las 12:00 de la mañana cuando de buenas a primeras mientras, el párroco del pueblo ofrecía la misa del día de los difuntos, cuando la mirada tanto de aquel buen cura como la de los cientos de personas que estaban en el cementerio ese día se fijaron en una de aquellas tumbas. Concretamente en la del vecino nacido en Salteras y afincado en Sanlúcar la Mayor José Moncayo Cortés. De buenas a primeras, según nos relata una testigo, empezó a levantarse un viento tremendo. Nos recuerda aquella buena mujer que esa mañana no hacía ni pizca de viento, todo lo contrario, hacia una calor inaguantable en aquella explanada. Vimos una especie de pequeño tornado alrededor de aquella bonita lápida. Todos, la verdad que nos sobresaltamos mucho porque estaba siendo muy extraño. Primero nos extrañó mucho que un día de calor, tan soleado y que no había pizca de aire, se pudiese formar aquella ventolera de buenas a primeras. Después esa especie de tornado con color blanquecino y que justo no paraba de dar vueltas en aquel lugar justo al lado de aquella tumba con el nombre de un viejo conocido de nosotros y del pueblo entero de Salteras.



La misa, a pesar de aquellos hechos extraños que todo el mundo congregado allí pudo contemplar, prosiguió su misa con toda normalidad. En aquel cementerio existía un antiguo guarda en aquellos años, ya hoy día no existe tal vigilante, que se dedicaba a guardar todo aquel recinto dando vueltas y vueltas y comprobando que todo estaba en orden. Él tuvo que ser la persona que fuese testigo al caer la tarde-noche de algo que como a cualquiera, le cambiaría la vida ya para siempre e incluso de lugar de trabajo.

Mientras paseaba por las calles de aquel cementerio de Salteras, ya con el cielo oscurecido, escuchó unos pasos tras él. Evidentemente como cualquier profesional en su lugar hizo caso omiso a lo sucedido y continuó trabajando en el lugar, ya casi a punto de terminar con su turno de trabajo. Realizando la última caminata, a punto de cerrar el cementerio, vio algo que no podía dar crédito. La lápida de aquel hombre antes nombrado, José, comenzó a moverse de un lado para el otro, como si estuviera siendo movida por manos invisibles. El hombre que se encargaba de guardar el cementerio se acercó para verificar que lo que estaba viendo a tan solo veinte metros de donde él se encontraba estaba siendo real. Mientras más se acercaba más se movía aquella lápida, pero no solo aquel cuadrado de mármol era lo que se movía son control, sino que las letras, estaban bailando unas con otras. ¿Cómo se podían mover las letras incluso, todas sin ningún orden? El guarda solo hizo lo que cualquiera de los mortales hubiera hecho en su lugar, salir de allí lo más rápido que pudo.

A la mañana siguiente lo primero que hizo este hombre es ir al lugar donde habían ocurrido los hechos nada más abrir. Todo estaba intocable... todo en su sitio, letras ordenadas, lápida en su posición exacta, como si nada de lo que vio en la tarde-noche anterior hubiera ocurrido nunca.

Y ustedes se preguntaran el porqué de estos hechos, que motivo a alguna fuerza sobrenatural a hacer todo aquello que paso ese día en aquel concreto lugar. Pues todo pudo tener una explicación de lo más racional posible, dentro del misterio que entraña el caso. Por motivos de trabajo, los familiares de José, fallecido dos años antes, no pudieron asistir ese día a la misa de los difuntos. Quizás el hecho de que el espíritu de José no viese a los familiares allí pudo causar aquella extraña y misteriosa escena, ya casi a punto de cerrar el guarda. Jamás ha pasado esto nunca más en aquel cementerio de Salteras desde los hechos ocurridos aquel uno de noviembre de 2.003. Lo cierto es que este caso seguramente pasara a la historia de unos hechos extraños que ocurrieron en aquel bello camposanto”.

En materia OVNI Joaquín Mateos Nogales refería sobre un incidente en esta bella localidad: “Cipriano Olea Carmona, natural de Albaida, en la finca El Polvillo, cuando araba, vio en el cielo un objeto con dos luces rosasazuladas, intermitentes. Creyó que era un avión, pero comenzó a descender hacia donde estaba, situándose a una altura aproximada de 150 metros. Las luces dejaron de hacer intermitencias, apagándose; pero se encendió otra más potente, amarillenta, también intermitente. Apagó la luz del tractor para ver mejor el suceso y evitar que lo viesen, observando que bajaron hasta unos 15 metros de la tierra, iluminándola; subieron de nuevo apagándose la fuerte luz y volviendo las intermitencias primeras. El avistamiento duró unos diez minutos”.

Nuestro viaje aún no ha acabado, aún os queda mucho más por descubrir...